jueves, 9 de febrero de 2017

3 claves esenciales para la educación explicadas por el Papa Francisco

VATICANO, 09 Feb. 17 / 08:21 am (ACI).- En una audiencia a los participantes de la plenaria de la Congregación para la Educación Católica, el Papa Francisco habló de 3 claves a tener en cuenta en el mundo de la educación: “humanizar la educación, “cultura del diálogo”, “sembrar esperanza”.
El Pontífice recordó que “la universidad es un ámbito privilegiado para pensar y desarrollar el compromiso de evangelización y las escuelas católicas constituyen una contribución muy válida a la evangelización de la cultura, también en los países o en las ciudades donde una situación adversa nos estimula a usar la creatividad para encontrar los caminos adecuados”.
1.- Humanizar la educación
El Santo Padre explicó que “frente a un individualismo invasor que hace humanamente pobres y culturalmente estériles, es necesario humanizar la educación”.
Por ello, “la universidad y la escuela tienen sentido pleno solo en relación a la formación de la persona”.
“Las instituciones educativas tienen la misión de ofrecer horizontes abiertos a la trascendencia” y la educación debe estar “al servicio de un humanismo integral”.
La Iglesia, dijo el Papa, “como una madre educadora mira siempre a las nuevas generaciones en la perspectiva de la formación de la persona humana tanto desde el punto de vista de su fin último como desde el bien de las sociedades de cuyo miembro es el hombre”.
2.- Cultura del diálogo
“Nuestro mundo se ha convertido en una aldea global con múltiples procesos de interacción, donde cada persona pertenece a la humanidad y comparte la esperanza de un futuro mejor con toda la familia de pueblos”, afirmó Francisco.
El Pontífice, al mismo tiempo, lamentó que “tenemos muchas formas de violencia, de pobreza, de sufrimiento, de discriminación, de marginación y de acciones restrictivas de las libertades fundamentales, se crea así una cultura del descarte”.
En este contexto, afirma, “las instituciones educativas católicas están llamadas a situarse a la vanguardia para practicar la gramática del diálogo que forma el encuentro y la revalorización de la diversidad cultural y religiosa”.
3.- Sembrar esperanza
“El hombre no puede vivir sin esperanza”, aseguró el Obispo de Roma.
“La educación es generadora de esperanza. De hecho, la educación es un dar a luz, es un hacer crecer, si se sitúa en la dinámica del dar la vida. Y la vida que nace es la fuente más fecunda de la que brota la esperanza, una vida siempre en búsqueda de la belleza, de la bondad, de la verdad y de la comunión con los demás para un crecimiento común”.
El Papa se mostró convencido de que “los jóvenes de hoy tiene, sobre todo, necesidad de esta vida que construye el futuro. Por lo tanto, el verdadero educador es como un padre y una madre que transmiten una vida capaz de un futuro”.

Para lograrlo, el Pontífice sugiere “escuchar a los jóvenes”, y aseguró que la Iglesia lo hará de forma particular “con el próximo Sínodo de los Obispos dedicado a ellos”.

domingo, 13 de noviembre de 2016

¿Qué es el Adviento?

El Adviento es el comienzo del Año Litúrgico, empieza el domingo más próximo al 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Navidad y la Epifanía.

El término "Adviento" viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.

Se puede hablar de dos partes del Adviento:

Primera Parte

Desde el primer domingo al día 16 de diciembre, con marcado carácter escatológico, mirando a la venida del Señor al final de los tiempos;

Segunda Parte

Desde el 17 de diciembre al 24 de diciembre, es la llamada "Semana Santa" de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en las historia, la Navidad.


Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesias ofrece a los fieles para preparar la venida del Señor Jesús.

martes, 8 de noviembre de 2016

Imagen de Virgen de Guadalupe es emblema de la lucha pro vida en Estados Unidos

DAKOTA DEL NORTE, 07 Nov. 16 / 09:30 pm (ACI).- Numerosas personas han sido tocadas por el arte de Nellie Edwards, conocida en Estados Unidos por su dedicación al arte sacro, especialmente por una pintura de la Virgen Guadalupe denominada “Madre de la Vida”, que ha servido para la conversión de muchas almas y como ayuda visual para diversas comunidades pro-vida.

"A menudo, una obra de arte evocadora sirve como un trampolín para la conversión, encendiendo un anhelo para relacionarte con Cristo, para aprender más sobre Él y su Iglesia. Quiero que todos los sacerdotes y los grupos pro vida sepan que estoy haciendo banderas y lienzos de la ‘Madre de la Vida’ con la esperanza de que puedan mover los corazones y las mentes de aquellos que hasta ahora, piensan en el aborto como un derecho", dijo Edwards al National Catholic Register.

“La Iglesia, desde sus inicios, empleó ayudas visuales para enseñar e inspirar a los fieles a la gran devoción a Dios”, añadió.

En los últimos años, el trabajo de Edwards ha traído esperanza a la comunidad católica de su país, ya que muchos centros de ayuda para embarazos, grupos pro vida y personas han encontrado en ‘Madre de la Vida’ una evocadora ayuda visual.

Un ejemplo de estos es el ministerio National LIFE Runners, quienes oran, concientizan y recaudan fondos en favor de la vida.

“‘Madre de la Vida’ nos recuerda el ‘Sí’ de María a Dios, su don de vida y nos inspira a hacer lo mismo que ella", expresó Pat Castle, fundador de National LIFE Runners.

Nellie Edwards también narró al Register la historia de una joven que concibió un hijo luego de recibir de obsequio la imagen “Madre de la Vida”, pese a no haber tenido éxito durante su tiempo de matrimonio.

“La mujer se me acercó en un evento diocesano y me contó que su marido le regaló un día una impresión de la ‘Madre de la Vida’ y, después de recibirlo, sintió una gran paz sobre ella. De alguna manera, dijo, se sentía segura de que tendría un niño, y pronto lo tuvieron”, aseguró.

Además, recordó que un señor llamado Steve Gignac la llamó recientemente de Connecticut (Estados Unidos) y dijo haber sentido el llamado a obsequiar impresiones de la pintura “a personas que llevan cruces muy pesadas”.

“Steve me dijo que cuando le regaló la imagen a una mujer que había sufrido un aborto espontáneo, ella la sostuvo cerca de su corazón y lloró, sintiendo el amor de Jesús y María de una manera que la llenó de paz”, dijo.

Edwards, madre de ocho hijos y activista pro vida de larga trayectoria, comenzó a dedicarse al arte sacro a comienzos de los años ‘50.
El Apostolado Mundial de Fátima aceptó un libro suyo dirigido a niños que trataba sobre la Eucaristía, a fin de conmemorar el centenario de Fátima. Además, otra pintura suya de Nuestra Señora frente a Santo Domingo de Guzmán también aparece en un nuevo libro sobre el Rosario del P. Donald Calloway.

“Desde la infancia, Dios puso una chispa en mí, el sueño de un día ser pintora de bellas artes. Como madre de ocho hijos, pensé tomar lecciones una vez que los niños crecieran, pero eso nunca sucedió”, lamentó.

Sin embargo, una noche del 2007 se le ocurrió la idea de “hacer un retrato de la Beata Catalina Tekakwitha”, ahora santa. “Mientras lo pintaba un sacerdote llamó para pedirme que diera una charla pro vida en un congreso anual en la India. Él no tenía manera de saber en qué estaba trabajando, pero yo pensé que la obra debía tener una misión pro vida”.

"Cuando di la charla cinco meses después, percibí que Dios quería que la comunidad indígena tuviera una presencia más visible en la causa de la vida. Me sentí tan bendecida cuando la Conferencia Nacional de Tekakwitha aprobó inmediatamente el retrato, el cual titulé Holding to Faith (Sosteniendo a la fe)”, agregó.

Otros seguidores de la obra de Edwards, como el Obispo de la Diócesis de Fargo, en Dakota del Norte, Mons. John Falda, dicen que es “una bendición”.

“He tenido el privilegio de conocer a Nellie Edwards y he visto algunas de sus obras. Su arte tiene una cualidad meditativa y transmite la belleza de la persona humana. Creo que necesitamos artistas pro-vida como Nellie porque las artes forman parte de nuestra cultura”, aseguró el Prelado.

Mons. Folda dijo que si realmente se desea construir una cultura de vida en este tiempo “entonces nuestras artes deben reflejar la santidad de la vida”.

“Mucho de lo que vemos hoy en los medios de comunicación y las artes degrada el valor de la vida, por lo que es una bendición encontrar artistas como Nellie que puedan expresar visualmente la gracia de Dios y la belleza de la vida", aseguró.


Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente National Catholic Register.

martes, 1 de noviembre de 2016

¡Solemnidad de Todos los Santos!

REDACCIÓN CENTRAL, 01 Nov. 16 / 12:02 am (ACI).- El 1 de noviembre la Iglesia Católica se llena de alegría al celebrar la Solemnidad de Todos los Santos, tanto aquellos conocidos como los desconocidos, que con su vida son ejemplo de que sí es posible llegar al cielo.

“Hoy nosotros estamos inmersos con el espíritu entre esta muchedumbre innumerable de santos, de salvados, los cuales, a partir del justo Abel, hasta el que quizá está muriendo en este momento en alguna parte del mundo, nos rodean, nos animan, y cantan todos juntos un poderoso himno de gloria”, decía San Juan Pablo II un primero de noviembre de 1980.

 Esta celebración tuvo sus orígenes por el siglo IV debido a la gran cantidad de mártires en la Iglesia. Más adelante el 13 de mayo del 610 el Papa Bonifacio IV dedica el Panteón romano al culto cristiano, colocando de titulares a la Bienaventurada Madre de Dios y a todos los mártires. Es así que se les empieza a festejar en esta fecha.

Posteriormente el Papa Gregorio IV, en el siglo VII, trasladó la fiesta al 1 de noviembre, muy probablemente para contrarrestar la celebración pagana del “Samhain” o año nuevo celta (en la actualidad Halloween) que se celebra la noche del 31 de octubre.


En el 2013 el Papa Francisco, ante una gran multitud de gente, exhortó: “Dios te dice: no tengas miedo de la santidad, no tengas miedo de apuntar alto, de dejarte amar y purificar por Dios, no tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. Dejémonos contagiar por la santidad de Dios”.

lunes, 31 de octubre de 2016

¿Qué se celebra en la fiesta de Todos los Santos?

Para contrarrestar el efecto negativo de halloween, proponemos en estas fechas instruir a los niños con contenido educativo y cristiano. Aquí les proponemos este material cortesía del Secretariado Diocesano de Evangelización y Catequesis - México

EXPERIENCIA DEL NIÑO

Ir acomodando a la vista de los niños dibujos o fotos de los superhéroes que más conocen por la televisión, y también algunos anti-superhéroes, que ellos los vayan reconociendo por sus nombres, preguntarles cuáles más conocen ellos, ir apuntando en un lugar visible los nombres que vayan dando y entrar en un diálogo:

¿Cuál es tu superhéroe favorito?
¿Qué es lo que más te gusta de él?
¿Te gustaría tener sus súper poderes?
¿Qué harías tú si fueras superhéroe?
¿Por qué algunos son buenos y otros son malos?
¿Por qué tienen poderes?
¿Te has topado con alguno de ellos por la calle?
¿Existen de verdad estos superhéroes?

EXPERIENCIA DE LOS SANTOS

Los católicos estamos de fiesta porque el 1º de noviembre se celebra a todos los santos. Esa es la verdadera fiesta de estos días, celebrar a los monstruos y a las brujas no es de cristianos. Celebrar el día de muertos es una tradición de nuestra patria, y es bueno que como cristianos hagamos oración por nuestros difuntos. Pero ¿por qué celebrar la fiesta de todos los santos? ¿Quiénes son los santos?

Los santos no son personas diferentes de nosotros, en todos los tiempos ha habido santos, de diferente edad, unos niños, otros jóvenes, adultos, viejitos, hay santos y hay santas, unos flaquitos, otros gorditos, unos muy inteligentes otros muy sencillos, algunos han nacido muy ricos otros fueron muy pobres, unos son blancos otros negros, unos han sido santos desde pequeños, otros llevaron una vida en la que no conocían a Dios, y se portaron muy mal, pero cuando se encontraron con Jesús, cambiaron, y decidieron ser felices siguiéndolo.

Todos, pero todos, estamos llamados a ser santos, Dios nos quiere santos, y para eso nos dio el Don de la Fe, fue su regalo cuando nos bautizaron, y todos los que estamos bautizados tenemos que ser santos, pero también tenemos que querer serlo. El Don de la Fe es más grande que todos los súper poderes de tus héroes favoritos y además es de verdad. Pero la fe no es para tener unos músculos muy fuertes, o para poder volar, o ver a través de las paredes, ni para golpear a nadie.

Ser santos es querer seguir a Jesús, actuar como él, hacer el bien como él, amar como él. SER SANTO ES SER AMIGO DE JESÚS.

¿A qué Santo o santa conoces?, ¿por qué es santo? Hacer una pequeña lista como la de los superhéroes pero de los santos que los niños vayan nombrando. ¿En tu casa hay imágenes de algún santo o santa? ¿Sabes cómo vivió, qué hizo para ser santo? ¿En la tele has visto que pongan a los santos?

Vamos ahora a conocer algunos de ellos.

Hace un tiempo hubo un niño llamado Domingo Savio, que desde muy chiquito entendió que ser amigo de Jesús era lo más importante en la vida. El día que hizo su primera comunión, escribió en un papelito: "Mis amigos serán Jesús y María, me confesaré y comulgaré los domingos y días de fiesta, prefiero morir antes que pecar". Quería hacer la voluntad de Dios en todo. Un día un maestro preguntó en el recreo a todos los niños: "Si supieran que hoy iban a morir ¿qué harían?, uno contestó "correría con mi mamá", otro dijo: "yo iría a la Iglesia a rezar y a confesarme", y Domingo dijo: "seguiría jugando porque en este momento esa es la voluntad de Dios". Era un niño alegre, feliz, porque amaba a Jesús.

Santa Teresita, también amaba mucho a Jesús y a María Santísima, tenía muchas hermanas y todas ellas quisieron consagrarse al Señor. Ella siempre supo que todas las cosas pequeñas, oraciones, trabajos, servicios hechos con amor eran lo que agradaba a Dios, un día le dijo a Jesús que ella quería ser su "pelotita" para que el niño Jesús jugara con ella. Cuando recibía la Sagrada Comunión era la más feliz del mundo. Era buena con todos y buscaba hacer favores a las personas que no sabían dar las gracias y eso le costaba trabajo pero se lo ofrecía a nuestro Señor. Rezaba como quien platica con el mejor de los amigos porque conocía muy bien quien era Jesús.

San Agustín fue un gran santo, pero él no siempre se portó bien, hacía sufrir a su mamá con su mal comportamiento, pero su mamá que era muy santa, se llamaba Mónica, rezaba mucho para que su hijo conociera a Jesús, y el día que Agustín encontró a Jesús en su vida se llenó de tanta alegría que ya no quiso nunca más pecar, fue con su mamá y juntos rezaron y dieron gracias a Dios. San Agustín llegó a ser Obispo y tenía tanta confianza en el amor de Dios que le decía: "Señor, nos creaste para Ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti". Pensaba y meditaba en las cosas de Dios, escribió muchos libros que ahora en la Iglesia sirven de guía para todos los cristianos. Decía también: "Ama y haz lo que quieras", porque sabía muy bien, que cuando se ama a Dios sólo harás lo que le agrada.

La Madre Teresa de Calcuta, quiso agradar a Jesús sirviendo a los más pobres, a los que nada tenían, a los que no podían pagar con nada, cuidaba con mucho amor a los enfermos porque decía que en los enfermos más pobres encontraba a Jesucristo. Todas las mañanas asistía a Misa, y comulgaba, para que todo lo que hiciera en el día fuera obra de Jesús. Cuando ya estaba muy viejita, seguía trabajando, hablaba a mucha gente, a los presidentes de los países, a los sacerdotes a personas de todo el mundo y los invitaba a que cuidaran la vida de todas las personas, sobre todo la de los niños. Ella rezaba siempre el Santo Rosario porque así siempre tenía la ayuda de la Virgen María.

Otros santos, han ido a lugares muy lejanos donde no se conoce a Jesús y les enseñan a amar a nuestro Señor, a ellos se les llaman Misioneros, algunos han muerto dando su vida por la fe, estos son los Mártires. Otros se han dedicado a cuidar a los enfermos, a los pobres, algunos fundaron colegios para que los niños se educaran y conocieran a Jesús.  Otros se han quedado en su ciudad y en su casa pero han hecho la voluntad de Dios y se han mantenido en su amistad. Algunos santos son muy conocidos por todos, pero hay otros que nadie conoce, más que Dios. Otros que han estado enfermos le entregan a Jesús todos sus sufrimientos, y así, nos encontramos que aunque los santos no salen mucho en la televisión ni los periódicos nos platican de ellos, están haciendo que en el mundo brille la gloria de Dios.

Los nombres que tenemos muchas veces son los nombres de algún santo o santa, son nuestros patronos, por ejemplo San Carlos, Santa Teresa, Santa Cecilia, San Pedro, San Juan, San Alberto etc.

Los santos, o sea los que ya están en el cielo porque vivieron su bautismo, a ellos se les veneran porque son:

Modelo: Porque viendo lo que ellos hicieron para ser amigos de Dios nosotros los podemos imitar.

Estímulo: Porque ellos, lucharon como ahora nosotros y ya gozan de la herencia a la que también nosotros estamos llamados.

Intercesores: Son amigos y hermanos nuestros y grandes bienhechores a quienes podemos recurrir suplicándoles que hagan valer su influencia ante Dios en ayuda de nuestras necesidades.

EXPERIENCIA CRISTIANA

Ya nos dimos cuenta que los superhéroes son algunos personajes de la televisión, que nos divertimos y jugamos a que somos ellos, pero que en realidad no podemos tener súper poderes porque ellos sólo existen en las caricaturas y las películas, en cambio los santos son aquellos que han sido fieles a su bautismo, que el don de la fe que recibieron lo usaron muy bien.  El Papa Juan Pablo II nos ha invitado a vivir la santidad muchas veces, él ha llevado una vida de santidad y ha llevado al altar a muchos santos, y nos dice que para ser santos hay que:

Orar: Hacer oración, no sólo rezar oraciones de memoria sino poner en ellas el corazón, orar es platicar con Dios.

Ir a Misa y comulgar. La Misa (La Eucaristía), es el lugar más hermoso del mundo, es como estar en el cielo porque ahí está presente Jesús que se nos da en la comunión.

La Confesión. Acercaros seguido al perdón que Dios siempre nos da cuando hemos pecado. Así recuperamos su amistad y volvemos a ser felices.

La Gracia. Confiar en Dios, saber que sólo porque Jesús nos acompaña siempre, podemos ser buenos.

Escuchar la Palabra de Dios. Conocer lo que Dios nos dice en la Biblia, aprender el catecismo, para hacer lo que le agrada a Dios.

Anunciar la Palabra de Dios. Ser misioneros, llevar a otros la alegría de encontrarse con Jesús, lo podemos hacer con palabras, con nuestro comportamiento, con nuestra compañía, ayudando a los demás con amor.

La Santísima Virgen, san José, los apóstoles, mártires y santos todos esperan nuestro triunfo, están atentos a nuestra lucha, no nos olvidan.

¿Qué crees que puedes hacer tú para ser santo?


De los santos que platicamos hoy ¿a quién te gustaría parecerte?