domingo, 13 de noviembre de 2016

¿Qué es el Adviento?

El Adviento es el comienzo del Año Litúrgico, empieza el domingo más próximo al 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Navidad y la Epifanía.

El término "Adviento" viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.

Se puede hablar de dos partes del Adviento:

Primera Parte

Desde el primer domingo al día 16 de diciembre, con marcado carácter escatológico, mirando a la venida del Señor al final de los tiempos;

Segunda Parte

Desde el 17 de diciembre al 24 de diciembre, es la llamada "Semana Santa" de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en las historia, la Navidad.


Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesias ofrece a los fieles para preparar la venida del Señor Jesús.

martes, 8 de noviembre de 2016

Imagen de Virgen de Guadalupe es emblema de la lucha pro vida en Estados Unidos

DAKOTA DEL NORTE, 07 Nov. 16 / 09:30 pm (ACI).- Numerosas personas han sido tocadas por el arte de Nellie Edwards, conocida en Estados Unidos por su dedicación al arte sacro, especialmente por una pintura de la Virgen Guadalupe denominada “Madre de la Vida”, que ha servido para la conversión de muchas almas y como ayuda visual para diversas comunidades pro-vida.

"A menudo, una obra de arte evocadora sirve como un trampolín para la conversión, encendiendo un anhelo para relacionarte con Cristo, para aprender más sobre Él y su Iglesia. Quiero que todos los sacerdotes y los grupos pro vida sepan que estoy haciendo banderas y lienzos de la ‘Madre de la Vida’ con la esperanza de que puedan mover los corazones y las mentes de aquellos que hasta ahora, piensan en el aborto como un derecho", dijo Edwards al National Catholic Register.

“La Iglesia, desde sus inicios, empleó ayudas visuales para enseñar e inspirar a los fieles a la gran devoción a Dios”, añadió.

En los últimos años, el trabajo de Edwards ha traído esperanza a la comunidad católica de su país, ya que muchos centros de ayuda para embarazos, grupos pro vida y personas han encontrado en ‘Madre de la Vida’ una evocadora ayuda visual.

Un ejemplo de estos es el ministerio National LIFE Runners, quienes oran, concientizan y recaudan fondos en favor de la vida.

“‘Madre de la Vida’ nos recuerda el ‘Sí’ de María a Dios, su don de vida y nos inspira a hacer lo mismo que ella", expresó Pat Castle, fundador de National LIFE Runners.

Nellie Edwards también narró al Register la historia de una joven que concibió un hijo luego de recibir de obsequio la imagen “Madre de la Vida”, pese a no haber tenido éxito durante su tiempo de matrimonio.

“La mujer se me acercó en un evento diocesano y me contó que su marido le regaló un día una impresión de la ‘Madre de la Vida’ y, después de recibirlo, sintió una gran paz sobre ella. De alguna manera, dijo, se sentía segura de que tendría un niño, y pronto lo tuvieron”, aseguró.

Además, recordó que un señor llamado Steve Gignac la llamó recientemente de Connecticut (Estados Unidos) y dijo haber sentido el llamado a obsequiar impresiones de la pintura “a personas que llevan cruces muy pesadas”.

“Steve me dijo que cuando le regaló la imagen a una mujer que había sufrido un aborto espontáneo, ella la sostuvo cerca de su corazón y lloró, sintiendo el amor de Jesús y María de una manera que la llenó de paz”, dijo.

Edwards, madre de ocho hijos y activista pro vida de larga trayectoria, comenzó a dedicarse al arte sacro a comienzos de los años ‘50.
El Apostolado Mundial de Fátima aceptó un libro suyo dirigido a niños que trataba sobre la Eucaristía, a fin de conmemorar el centenario de Fátima. Además, otra pintura suya de Nuestra Señora frente a Santo Domingo de Guzmán también aparece en un nuevo libro sobre el Rosario del P. Donald Calloway.

“Desde la infancia, Dios puso una chispa en mí, el sueño de un día ser pintora de bellas artes. Como madre de ocho hijos, pensé tomar lecciones una vez que los niños crecieran, pero eso nunca sucedió”, lamentó.

Sin embargo, una noche del 2007 se le ocurrió la idea de “hacer un retrato de la Beata Catalina Tekakwitha”, ahora santa. “Mientras lo pintaba un sacerdote llamó para pedirme que diera una charla pro vida en un congreso anual en la India. Él no tenía manera de saber en qué estaba trabajando, pero yo pensé que la obra debía tener una misión pro vida”.

"Cuando di la charla cinco meses después, percibí que Dios quería que la comunidad indígena tuviera una presencia más visible en la causa de la vida. Me sentí tan bendecida cuando la Conferencia Nacional de Tekakwitha aprobó inmediatamente el retrato, el cual titulé Holding to Faith (Sosteniendo a la fe)”, agregó.

Otros seguidores de la obra de Edwards, como el Obispo de la Diócesis de Fargo, en Dakota del Norte, Mons. John Falda, dicen que es “una bendición”.

“He tenido el privilegio de conocer a Nellie Edwards y he visto algunas de sus obras. Su arte tiene una cualidad meditativa y transmite la belleza de la persona humana. Creo que necesitamos artistas pro-vida como Nellie porque las artes forman parte de nuestra cultura”, aseguró el Prelado.

Mons. Folda dijo que si realmente se desea construir una cultura de vida en este tiempo “entonces nuestras artes deben reflejar la santidad de la vida”.

“Mucho de lo que vemos hoy en los medios de comunicación y las artes degrada el valor de la vida, por lo que es una bendición encontrar artistas como Nellie que puedan expresar visualmente la gracia de Dios y la belleza de la vida", aseguró.


Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente National Catholic Register.

martes, 1 de noviembre de 2016

¡Solemnidad de Todos los Santos!

REDACCIÓN CENTRAL, 01 Nov. 16 / 12:02 am (ACI).- El 1 de noviembre la Iglesia Católica se llena de alegría al celebrar la Solemnidad de Todos los Santos, tanto aquellos conocidos como los desconocidos, que con su vida son ejemplo de que sí es posible llegar al cielo.

“Hoy nosotros estamos inmersos con el espíritu entre esta muchedumbre innumerable de santos, de salvados, los cuales, a partir del justo Abel, hasta el que quizá está muriendo en este momento en alguna parte del mundo, nos rodean, nos animan, y cantan todos juntos un poderoso himno de gloria”, decía San Juan Pablo II un primero de noviembre de 1980.

 Esta celebración tuvo sus orígenes por el siglo IV debido a la gran cantidad de mártires en la Iglesia. Más adelante el 13 de mayo del 610 el Papa Bonifacio IV dedica el Panteón romano al culto cristiano, colocando de titulares a la Bienaventurada Madre de Dios y a todos los mártires. Es así que se les empieza a festejar en esta fecha.

Posteriormente el Papa Gregorio IV, en el siglo VII, trasladó la fiesta al 1 de noviembre, muy probablemente para contrarrestar la celebración pagana del “Samhain” o año nuevo celta (en la actualidad Halloween) que se celebra la noche del 31 de octubre.


En el 2013 el Papa Francisco, ante una gran multitud de gente, exhortó: “Dios te dice: no tengas miedo de la santidad, no tengas miedo de apuntar alto, de dejarte amar y purificar por Dios, no tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. Dejémonos contagiar por la santidad de Dios”.